lunes, 30 de septiembre de 2013

Rush



Nos situamos en 1976 cuando la Formula 1 se convierte en la pista de batalla entre dos personajes celebres; Niky Lauda y James Hunt, su rivalidad marcó una época. Ese mismo año Lauda sufrió un accidente que casi le cuesta la vida y que marca la vida de los dos personajes.

El director Ron Howard conocido por largometrajes como "Una mente maravillosa" o "Apollo 13", nos presenta una cinta poderosa en su ejecución y fascinante en su consecución. El guionista Peter Morgan, conocido como dramaturgo y más famoso por escribir films históricos, tiene culpa del éxito del film
Con una música de Hanns Zimmer que envuelve la historia en un halo de grandeza y la transforma en poderosa. Por primera vez en el cine, uno penetra en la mente del piloto y sabe de su percepción. Mezclar la pasión del motor con el detalle más visual, hace  la historia sumamente interesante.

James Hunt y Niki Lauda convergentes en su pasíón por el automovilismo pero divergentes en sus personalidades. Hunt loco por la velocidad, temerario y mujeriego su fin ser campeón del mundo.Lauda en cambio es introvertido, calculador y frío. Personajes que confluyen en boxes y no se despiertan ninguna simpatía,enemigos que se alimentan el uno del otro con su competitividad. Pero el accidente de Lauda marcará un antes y un después en sus vidas.



Logra trazar las vidas personales y deportivas de una manera amena y hacer de la Formula 1 algo creíble, tarea nada fácil y un terreno inescrutable hasta hoy. Debo decir que volví a sufrir mi enésimo viaje, esta vez de la mano de un piloto alemán con sombras y de otro británico con pocas luces que resulta ser la parte de humor que la película necesita. Historia de superación personal con una fuerte carga emocional y tintes victorianos.

James Hunt encarnado en el eterno "Thor" (Chris Hemsworth) ha logrado sorprenderme y despertar en mi no sólo simpatía, sino que he descubierto que es más que un físico y que es capaz de interpretar. Quiero hacer mención especial a Daniel Brühl que está soberbio. Si uno analiza los gestos y su mirada tiene ante sus ojos al clon de Niki Lauda, gran actor que debe empezar a tener presencia en Hoollywood, ya que su talento es sinónimo de buen film.

Para todo lo demás solo me queda invitaros a que os pongáis los cinturones y os dispongáis a viajar al año 76, el título del campeón del mundo está en juego. Adrenalina en estado puro, con motores rugiendo sobre el asfalto.

NOTA: 8


LO MEJOR: La genial caracterización y las carreras con  su justa carga de acción
LO PEOR: la escabrosa imagen del sufrimiento de Niki Lauda


Leer critica Rush en Muchocine.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada