domingo, 12 de octubre de 2014

Relatos Salvajes/Sitges Film Festival




La película consta de seis historias que alternan, la intriga, la comedia y la violencia. Se inspira en los cuentos asombrosos (1985-1987), serie de televisión creada y producida por Steven Spielberg. Sus personajes se verán empujados hacia el abismo y hacia el innegable placer de perder el control, cruzando la delgada línea de lo que separa lo racional de lo irracional.




Damián Szifrón es conocido en España por el film "tiempo de valientes" con un carismático Diego Perretti como protagonista, acción y comedia eran presentes, pero con ese toque argentino, que la hace genuina. Su trayectoria tuvo continuidad en series argentinas, hasta que llega un avispado Almodovar y te dice: "voy a producir tu película, transformemos esto en una co-producción y dispongámonos a arrasar". Y así ha sido. 
21 nominaciones a los Premios Sur (Argentina), nominada a los Goya, seleccionada para los Oscars y bajo mi punto de vista, firme candidata. Ahora os explico las razones.

LLego a Sitges a primera hora de la mañana, dispuesto a ver una de las perlas del festival, el destino y mi buen ojo hicieron que antes de saber todo lo mencionado, un trailer me hiciera  no dudar en mi elección.
Un elenco de lujo, con mi actor "fetiche", Ricardo Darín, por algo es una de los relatos estrella, director y servidor confluimos en los términos actorales

Estoy muy ilusionado, no sólo por estar en Sitges, sino por hacerlo con auténticos amantes del séptimo arte, un jueves a las 9 de la mañana, hace falta algo más que amor por el cine.
Como si de un viaje se tratara, subimos a un avión, es el primero de los relatos... el enigma está en el aire, que va a pasar, que se nos presenta. La intensidad de los relatos sube, por tanto las turbulencias están aseguradas.
Lejos de mis símiles, hay crítica social, queja, realidad, sentimiento, denuncia.
Cada historia esconde las miserias del ser humano, la vergüenza, la carencia de valores y por encima de todo ello, está el decir basta.


Cuando eso se produce, los personajes brillan, porque están bien enderezados. Porque aparece el oscurantismo, el hartazgo de reír, la brutalidad.
Hay un retrato intimista que a mi especialmente me gano, porque es el reflejo social y pone muros en cuanto a lo que es razonable y lo que no lo es.Luego esta esa boda que define de forma súblime el conjunto.
Después de su visionado, no me quedo indiferente, he llegado a pensar que muchos de los relatos son posibles, que la gravedad de lo ocurrido es sólo su lado salvaje. El fin no justifica los medios, pero muchas veces, es necesario hacer ruido para ser escuchado.
Dicho lo cual, no hago apología de la violencia, sí de la vida y su realidad. Y esto amigos/as es el espejo dónde muchos en cualquier momento nos hemos visto reflejados. Huyendo evidentemente de la violencia, porque sabemos que la realidad muchas veces supera la ficción.
A todos los que alguna vez se han sentido explotados, engañados, robados y saqueados emocionalmente, no pierdan el tiempo y corran hacia su cine más cercano. No pretende más que ser ágil, divertida y con buenos diálogos. Te permite liberar a las neuronas y creer en la justicia, esa que no entiende de leyes y jueces, de la que se encarga el ser humano.






Más de dos millones y medio de argentinos no pueden estar equivocados, felicidades también a la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas Argentina, por su valentía, por escoger una apuesta segura. Nos queda tanto por aprender, lo de España de este año sólo muestra lo lejos que estamos de ellos, en cuanto a elecciones se refiere.


NOTA: 9
LO MEJOR: Su sencillez, su cercanía, sus historias,su armonía, sus personajes...la vida misma
LO PEOR: Te deja con ganas de más y sabes que no hay más que 115 minutos de exquisito guión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada