lunes, 4 de agosto de 2014

Begin Again




La pasión por la música lleva a  la pareja británica Gretta (Keira Knihgtley) y a su novio Dav (Adam Levine) hasta Nueva York. Pero cuando él, una vez alcanzado la fama y el éxito, la abandona, ella queda completamente desolada. Una noche, un productor de discos (Mark Ruffalo) recién despedido, la ve actuar en un bar de Manhattan y queda cautivado por su talento.

John Carney ese irlandés que nos cautivó en Sundance (2007) donde se corono con el premio del público, además de ganar el Oscar como "mejor canción original", ahí uno empieza a ser consciente de su talento en cuanto a la temática musical se refiere. Pero como las comparaciones son odiosas no entraremos en ellas. Las propuestas aunque parecidas son diferentes. Dicho lo cual, es su primera película en USA.
Si algo ha sabido hacer bien Carney es aunar un reparto dispar, pero creando armonía musical. Para eso la incursión cinematográfica de Adam Levine, el líder de la banda Maroon Five. Prescindible pero necesaria,para acunar un film de esta índole.



La historia es simple pero efectiva, pareja enamorada van en busca del sueño de él, ella es cantante pero a la sombra de él. Él consigue su sueño y se olvida de quien lo hizo posible,la deja. Esto en la vida real es el pan de cada día, la fama ciega. Ella desolada, justo ese día instigada por su amigo toca una canción triste. Pero justo en ese "leve drama", aparece en escena un productor de discos, recién despedido por ser histriónico e indomable. En ese momento se produce la escena de combustión del film








Todo cambia, él ve más allá de su talento.Y la música cobra vida, la canción que tenía notas y le faltaba forma, se llena en el pentagrama y los instrumentos embadurnan la música del halo que necesita. El talento, despierta al productor de su desmotivación.
Convencer a Gretta de que triunfar es posible, creando una "demo" por las lugares mas bellos de la caótica Nueva York, desde el metro hasta el Empire State, la ciudad será testigo del nacimiento de un disco

El productor no es "moco de pavo, fumador empedernido y aficionado del alcohol,  Ese personaje roto por la soledad de un matrimonio de luces y sombras.Combate por ser mejor persona y reconstruirse a sí mismo.
El tándem Knightley-Ruffalo es física y química constante, la sonrisa de ella llena la pantalla y la ironía de él actúa como revulsivo durante todo el film.
Es una descarga de "buen rollo" y sensibilidad, pero sin sentimentalismos baratos. Es fácil caer en ello, cuando la música es el telón de fondo y la comedia su consejera.


Adam Levine es la parte de la indústria musical, la que busca hacer negocio y llegar a las masas, pero el film es "indie" y para Gretta las convicciones están muy por encima del lucro.
La cancíón estoy seguro que la olvidaremos, pero la defensa a ultranza por parte de los personajes hace que acabe por gustarte, he formado parte de sus emociones y sus inquietudes. 
Salgo del cine con una sonrisa y como siempre no tenía ninguna pretensión de ello. Convencido de que muchos de vosotros también lo haréis,así que "open your mind" y vayan a verla.

NOTA: 7
LO MEJOR: La sonrisa imperfecta de Keira Knightley, me emociona, me llega y me cautiva.
LO PEOR: La barba de "hipster" de Adam Levine, es más postiza que la "barba de los chinos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada