jueves, 28 de noviembre de 2013

Blue Jasmine





Jasmine, una mujer rica y glamourosa de la alta sociedad neyorquina, lleva una vida elitista que cambia de la noche a la mañana, encontrándose, de repente, sin casa y sin dinero. Arruinada, decide irse a vivir con su hermana Ginger a San Francisco, una mujer de clase trabajadora que vive en un pequeño apartamento. En uno de los peores momentos de su vida, Jasmine sólo puede saciar su crisis con antidepresivos y recordando tiempos mejores.



Hablar de Woody Allen es hablar de guiones enrevesados mezclando humor y drama. Cada film tiene un denominador común: un buen reparto y muchas localizaciones que, por defecto, las convierte en más internacionales. Pero lejos de obviedades, Allen es para muchos de nosotros un director que sabe como nadie retratar situaciones, independientemente de su carga emocional.


En Blue Jasmine pasan dos cosas y que, bajo mi punto de vista, son destacables. El retrato de la alta sociedad es genuino y sus miserias lo cargan de realismo, nos hace ver las dos caras de la moneda. Sin embargo, Allen se pierde en estereotipos y, a veces, puede resultar tedioso.

Pero si algo no se le puede reprochar es que tiene un ojo clínico con los protagonistas y Cate Blanchett luce, no sólo con su mirada altiva, sino también con la descarga depresiva en forma de carácter disfuncional.


Baldwin, en su papel de rico truhán, nos muestra el reflejo de la crisis de valores; del todo por el dinero. Mensaje que cala en Jasmine y que la hacen sentir perdida cuando carece de él. La hermana de Jasmine me resulta carente de chispa, pero su novio es justo la
parte de humor que necesita la historia.
Con pequeñas dosis de Match Point, pero sin tener nada que ver con ella, y con muchas más similitudes con Un tranvía llamado deseo, sobre todo cuando se acumulan las peleas. Con una linea argumental satisfactoria nos transporta a la caída libre de la vida cómoda a la incómoda. Pasajes de la vida con altibajos emocionales.
Si esto no puede sonar a entretenido, lo es, ya que lo convierte en humor negro.



Si queréis ver una gran interpretación de Cate Blanchett que va de lo cómico a lo trágico y cargado de matices, este es vuestro film. Todo ello, a buen seguro, va a provocar un impacto emocional en el espectador.

NOTA: 6

LO MEJOR: Su intención terapéutica
LO PEOR: El personaje de Ginger (su hermana) que, por su relevancia, debería aportar más.
Leer critica Blue jasmine en Muchocine.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada